jueves, 8 de octubre de 2015

¿Soy un adicto a la pornografía?


Mostrando entradas con la etiqueta SexualidadMostrar todas las entradas

2015/10/01

El sexo embellece y cuida

Medicina psicosomática, psicología, salud, trastornos mentales, psicoterapia, ansiedad, depresión
Bienvenidos a mi blog
Espero que el contenido de este artículo sea de tú interés 





Una vida sexual saludable embellece. Son  muchos y conocidos los estudios científicos que aseguran que la práctica habitual de sexo consentido y especialmente acompañado de emociones positivas y afectos sinceros, tiene un efecto antiestresante y de mejora de los sistemas inmunológico y cardiovascular muy importantes. La liberación de oxitocina, que acompaña a la relación sexual, no sólo disminuye nuestra percepción negativa del estrés, sino que potencia nuestra capacidad para relacionarnos socialmente y aumenta el sentimiento de confianza en uno mismo. Los efectos sobre el cuidado de la salud psicológica son, sin duda, notables.
El sexo satisfactorio también tiene un efecto inhibidor de la destrucción de colágeno, que es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y un componente esencial de los huesos, ligamento, tendones, cartílagos y piel, y que es muy vulnerable a la acción del sol, el consumo de tabaco, el abuso de medicamentos o de cremas con acción de corticoides que atrofian la piel. El sexo hidrata y, en consecuencia aporta oxígeno y nutrientes que retardan la aparición de arrugas y manchas cutáneas. Al favorecer la tonificación del cuerpo se produce una mayor elasticidad de la piel, una mejor flexibilidad muscular, lo que favorece la prevención de problemas musculoesqueléticos. Conseguir estos efectos no es tarea difícil, en casi todas las relaciones sexuales apasionadas el cuerpo puede beneficiarse de la hidratación propia de la actividad sexual, no obstante, el conocimiento del cuerpo y en especial de las zonas erógenas de mujeres y hombres multiplican las posibilidades de conseguir efectos de estimulación sexual, emocional, así como de hidratación cutánea gracias a la transpiración, que libera aceites naturales que aumentan la sensibilidad táctil.

Las mejoras de las relaciones sexuales sobre el cabello son, también, producto de una mejor circulación sanguínea. El sexo tiene también una gran capacidad para la recuperación al ser un estupendo inductor del sueño post sexo, y dormir es una buena medicina cosmética.















Puedes conocer más sobre este tema y mejorar tus relaciones y tu salud, leyendo y practicando algunas de las siguientes recomendaciones

    

2015/09/12

¿Soy un adicto a la pornografía?

Medicina psicosomática, psicología, salud, trastornos mentales, psicoterapia, ansiedad, depresión
Bienvenidos a mi blog
Espero que el contenido de este artículo sea de tú interés 




La pornografía estimula a corto plazo la producción de dopamina. Cada vez hay más evidencias científicas que sostienen esta idea. La dopamina cumple muchas funciones y maneja muchas actividades importantes en el cuerpo humano como el comportamiento, la cognición, las actividades motoras, las motivaciones, el placer, el sueño, el humor y diferentes aspectos relacionados con la atención y el aprendizaje. Pero también es un neurotransmisor relacionado con las adicciones. Como ocurre con algunas drogas que estimulan la producción de esta hormona, la pornografía agita rápidamente las moléculas del placer. Algunas personas acaban necesitando consumir cada vez más pornografía para evitar el efecto tolerancia, es decir, se necesita consumir cada vez más pornografía para lograr la excitación sexual. De igual manera en esta adicción psicológica se produce síndrome de abstinencia, por lo que es habitual que la persona de conducta obsesiva en cuanto a la pornografía necesite psicoterapia para superar el problema.  En este sentido, y si bien es cierto que el consumo compulsivo de pornografía puede acabar insensibilizando de forma progresiva la sexualidad, especialmente de los hombres hacia el atractivo erótico de sus propias parejas, hay que desmitificar unas cuantas creencias sobre el uso de la pornografía para poder establecer claramente  lo que sería un uso no problemático de la misma, de lo que es un problema de adicción a la pornografía y al sexo en muchos casos.
Antes de continuar hablando de este tema, les describo algunos de esos mitos falsos que es necesario conocer y superar:









La pornografía no es tan inofensiva como les parece a muchos. La mayor parte de las películas degradan a las mujeres, también a los hombres, pero al final es la mujer la que se ve más afectada por la imagen distorsionada con la que se degrada su cuerpo. En las imágenes pornográficas la mujer tiende a ser dominada y hasta incluso maltratada, pero en ambos casos manifestando placer ante esas conductas machistas. Este aspecto es especialmente vinculante con la adicción al sexo y al porno de muchos hombres, y también de algunas mujeres en las que además se puede añadir un problema de dependencia emocional. En una encuesta realizada por el magazin Christian Women en sus lectoras, el 40% de las mujeres entrevistadas se consideraban adictas a la pornografía.





El consumo de pornografía  esporádico y controlado no es malo, incluso puede ser una propuesta de terapia sexual, siempre utilizando algunas producciones cinematográficas de este género adecuadas al objetivo terapéutico (lo que excluye cualquier tipo de producción que contenga el mínimo contenido vejatorio, degradante o violento). Sin embargo cuando se vuelve una práctica compulsiva y descontrolada el problema es muy serio y complejo que acaba por requerir ayuda psicológica. Como ocurre con todas las adicciones, cuando el problema escapa al control voluntario entramos en una situación de trastorno patológico, generalmente crónico que se agrava mediante la negación y el autoengaño, esto se debe a su gran rechazo social.


Algunos recursos de autoayuda

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada