miércoles, 26 de octubre de 2016

El difunto, aunque esté incinerado, no es una posesión, ni un objeto: explicamos cómo debe tratarse

Habla Fermín Labarga, sacerdote experto en religiosidad popular e historia
El difunto, aunque esté incinerado, no es una posesión, ni un objeto: explicamos cómo debe tratarse

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada