jueves, 13 de octubre de 2016

Evangelio y comentarios al Evangelio Lc 18, 1-8.



Amigas y amigos:

Parece una afirmación tan obvia, que no tendría sentido recordarla. Pero cuando leemos algunos textos como la parábola del juez y la viuda, sí puede ser interesante pensarla despacio, para interpretarla bien. Qué pequeño sería un dios al que hubiera que convencer para conseguir nuestros propósitos.

Esta y otras ideas, las encontramos en la clase que subimos a la Escuela hoy. Seguimos profundizando en las imágenes de Dios, en esta ocasión, de la mano deAndrés Torres Queiruga: Un Dios que crea por amor.Todo lo que contribuya a una imagen de Dios como Salvación y como Amor, es cierto, mientras que si la oscurece, es falso. En expresión gráfica del teólogo, "Dios no sabe, ni quiere, ni puede hacer otra cosa más que amar".

Evangelio y comentarios al Evangelio

Lc 18, 1-8Para explicarles que tenían que orar siempre y no desanimarse, les propuso esta parábola…
Vicente Martínez: La oración perseveranteEn la parábola del juez injusto y la viuda, Jesús nos manifiesta la necesidad de “orar siempre y no demayar”.
José Luis Sicre: Oración, fin del mundo e injusticia.Algunos pasajes de ese discurso parecen escritos teniendo en cuenta lo ocurrido el año 79, cuando el Vesubio entró en erupción arrasando las ciudades de Pompeya y Herculano.
Fray Marcos: Dios no tiene que hacer justicia humana.Para Él todo está en el más absoluto equilibrio siempre. Nuestra justicia es solo aparente y ficticia.
José Antonio Pagola: El clamor de los que sufren¿Qué resonancia puede tener hoy en nosotros este relato dramático que nos recuerda a tantas víctimas abandonadas injustamente a su suerte?
Dolores Aleixandre: Acosos, ruegos y persecuciones.Dios es también esa viuda-insistente que llama constantemente y sin cansarse a la puerta de nuestro corazón esperando darnos alcance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada