jueves, 10 de noviembre de 2016

Apuntes del padre Antonio Spadaro S.J., director de la Civiltá Cattolica, colaborador cercano e interlocutor habitual del papa Francisco.


La diplomacia de Francisco. 
La Misericordia como proceso político

 Apuntes del padre Antonio Spadaro S.J., director de la Civiltá Cattolica, 
colaborador cercano e interlocutor habitual del papa Francisco.


1.     Una premisa: las cosas que voy a decir aún no las comprendo del todo. Son un intento de entender lo que veo, lo que aparece ante mis ojos, la experiencia que estoy haciendo. Lo que les diré son entonces reflexiones hechas sobre lo que voy viendo en mi experiencia pero que, en cierto punto afortunadamente, aun no comprendo hasta el fondo.

2.     No soy un experto en geopolítica pero me apasiona el hecho que el mensaje cristiano le dice algo a la historia de todos los hombres. No es un mensaje ideológico para un grupo de elegidos, sino un mensaje que dice algo a la historia del mundo de hoy.

3.     Me golpeó en modo particular el 11 de enero pasado el discurso del papa al cuerpo diplomático[2][2] en el que mencionó la palabra “misericordia” ocho veces.

4.     Cuando pensamos en la misericordia tendemos a verla sólo como un buen sentimiento cristiano, o mejor, esto era lo que yo siempre he pensado con cierta ingenuidad.

5.     De ahí que me golpeara profundamente el papa declinara la palabra misericordia en un contexto diplomático, político y geopolítico.

6.     La misericordia fue el hilo conductor que guió mis viajes apostólicos el año pasado” dijo el papa y en efecto, el itinerario de los viajes papales estuvo signado por la misericordia que es también un valor político.

7.     ¿En qué sentido se puede afirmar que la misericordia tiene un valor político? ¿Cómo interviene la misericordia en la acción política y diplomática y cuáles son los sentidos de la inteligencia que Bergoglio despliega en este plano?

8.     A propósito de ello, ahora entiendo con más claridad lo que me dijo Omar Abboud, un amigo del papa argentino y musulmán: “el 13 de marzo de 2013 no sólo fue electo el papa de la Iglesia católica, sino también el líder moral del mundo”.

9.     En esa perspectiva traté de reconstruir las caras del poliedro de la misericordia, tal como aparecen ante mis ojos y la primera figura muestra el proceso a la vez dramático y terapéutico de la misericordia.

10.   En la entrevista para Civiltá Cattolica que me diera en el 2013, Bergoglio nos decía que “Dios se manifiesta en el presente y en el proceso de la historia[3][3] e importa discernir el modo en el que se manifiesta en el tiempo la fuerza de la misericordia.

11.   La plenitud del tiempo de la venida de Jesucristo al mundo no coincidió con un tiempo geopolítico propicio, dado que por entonces el pueblo elegido era esclavo de Roma y no tenía libertad, con lo que se muestra que el tiempo de la misericordia no es coetáneo con los tiempos geopolíticos mejores.

12.   El tiempo de la misericordia no es el de la paz, el de relaciones serenas entre las personas y entre las naciones. Al contrario, el tiempo de la misericordia se manifiesta en tiempos dramáticos.

13.   No es la geopolítica donde se debe mirar para ver el punto cúlmine del tiempo. Para Bergoglio la plenitud del tiempo es la presencia de Dios en la historia. Es la experiencia religiosa que se manifiesta en nuestra dramática experiencia histórica.

14.   Por eso Francisco me dice que la Iglesia es un hospital de campaña y hay que comprender el drama que hay en esta definición. No me dice que la Iglesia a veces debe ser un hospital de campaña. Lo que dice es que la Iglesia es un hospital de campaña. Una definición eclesiológica.

15.   Esto viene de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, donde en la segunda semana se pide al ejercitante que vea al mundo con los ojos de Dios. Y lo que ve es un campo de batalla en el que hay hombres en paz y hombres que lo que hacen es matar y herir.

16.   El papa despliega esta metáfora apelando a dos imágenes líquidas: la del río y la del océano. Dice que en el mundo hay un río de miseria que parece llevar al apocalipsis, pero que no puede ante el océano de misericordia que inunda al mundo.

17.   El papa es muy concreto al definir el río de miseria en el que estamos, pero al mismo tiempo señala que esa imagen del río es absorbida por la del océano de misericordia, que es mucho más grande que el río. Así, la misericordia puede cambiar el tiempo de miseria en la plenitud del tiempo cristiano.

18.   Esa es la potencia práctica de la misericordia: cambiar el significado y el sentido de los procesos históricos.

19.   Francisco no es un idealista, es un realista, un hombre concreto que ama la realidad y sabe perfectamente que la paz no existe, que la paz en abstracto no ha sido nunca vista por el hombre.

20.   Sabe que la conflictividad es connatural a la vida humana y no puede ser eliminada de la dinámica de las relaciones humanas a nivel personal e internacional. Pero sabe también que la misericordia puede cambiar el mundo.

21.   Desde ahí puede comprenderse la trayectoria de los viajes de Francisco y algunos gestos que vale ver en ello.

22.   Así, al pasar ante el muro de Belén que separa a israelíes y palestinos, hizo detener el automóvil, se bajó y sin decir palabra, apoyó su mano en el muro. Fue ese también el gesto silencioso que hizo en el campo de exterminio de Auschwitz. Apoyó su mano en el muro.

23.   Omar Aboud, el amigo musulmán de la Argentina fue quien me permitió comprender mejor ese gesto de Francisco al recordarme que reproducía el gesto de Jesucristo que sanaba mediante la imposición de sus manos. También es así que Francisco busca sanar esas heridas aún abiertas.

24.   Por eso en Corea no hace referencia a la división, sino que afirma que el Norte y el Sur están unidos por la misma lengua. O dona el crucifijo que le fuera regalado por Raúl Castro a Lampedusa.

25.   O la increíble visita a Bangui, en la República Centroafricana. Recuerdo que algunos periodistas eran renuentes a que hiciéramos escala ahí y el papa les advirtió: “si no aterrizamos en Beni, yo me tiro en paracaídas”. O la visita a Ciudad Juárez, tal vez el punto más caliente de la frontera de México con Estados Unidos.

26.   Misericordia es un proceso de realismo no determinista. No se trata de cuestiones morales, sino de intereses.

27.   Se trata de construir una narrativa anti-apocalíptica en la que, frente al horror (terrorismo, holocausto), no caer en el espanto sino intentar el discernimiento.

28.   Por eso define a los terroristas como “pobre gente criminal”.

29.   La peculiaridad del cristianismo es amar al enemigo y eso es lo que lo hace escandaloso y revolucionario.

30.   Cuando se llega a poder mirar con piedad al monstruo que llega al límite de lo demoníaco, triunfa el Evangelio, Jesucristo resurge y la misericordia existe.

31.   El papa refuta la máquina narrativa del Califato que quiere crear un clima de guerra religiosa, fundada en el milenarismo sectario que propone el apocalipsis y por eso elogia a la muerte con tonos sacrificales de encuentro final.

32.   También refuta al milenarismo cristiano que, como justificación de la guerra, plantea que se trata de combatir al “eje del mal” y propone la perspectiva de una guerra terrestre que combata al ISIS, con lo que realiza el deseo de los yihadistas.

33.   Hay gobiernos y partidos que sostienen la praxis de la guerra al terrorismo con la intención de responder a las demandas de seguridad de sus electores.

34.   Francisco intenta desmontar esta doble narrativa del combate final de amargo gusto religioso que alimenta el imaginario de yihadistas y neocruzados.

35.   El fundamentalismo no es el producto de la experiencia religiosa y vostors lo sabéis bien porque así os lo ha enseñado Don Giussani.

36.   El fundamentalismo es una expresión pobre e instrumental del sentimiento y la experiencia religiosa.

37.   Francisco niega toda legitimación teológico-política al barniz religioso del terrorismo y combate la confusión del islam con el terrorismo islámico, sea sunita que chiita.

38.   Francisco rechaza la guerra religiosa o guerra santa, aun en el léxico y la gramática.

39.   La tercera guerra mundial[4][4] no es un destino marcado y evitarla exige misericordia.

40.   Francisco opone una fuerte resistencia la fascinación de ver al catolicismo como la garantía político-cultural del último imperio, resto de un glorioso pasado que se erige como un pilar ante la declinación del liderazgo global del mundo occidental.

41.   Bergoglio postula el fin de la época constantiniana, refuta la tesis del Reino de Dios en la tierra que era la base del Sacro Romano Imperio y de todas las formas políticas institucionales similares, incluso hasta la dimensión del partido.

42.   El pueblo elegido que se torna en Sacro Romano Imperio entra en un estado que le hace perder el sentido de su diaconía, de su servicio universal  y se contrapone al que es lejano, al que ya no contiene, a quien pasa a ser enemigo. Se trata de huir de esta tentación temporalista.

43.   Bergoglio se apoya en San Pablo (Hebreos, 3, 13) donde el apóstol dice que los cristianos deben seguir a Jesucristo fuera de los muros de la ciudad santa donde murió como  maldito, para recoger a la humanidad entera, aún aquella que se cree maldita y abandonada de Dios.

44.   Sólo la Iglesia en salida puede estar con Cristo. Sólo así podrá romper la imagen de ser la garantía política de los sectores dominantes, una Iglesia garante de las instituciones públicas.

45.   ¿Cuáles son las raíces cristianas de Europa? Las define en el reportaje que le hiciera La Croix. La esencia de esas raíces está en el lavado de pies. Si se olvida esto se cae en el constantinismo

46.   La misericordia como hermenéutica de la periferia

47.   Primer viaje a Lampedusa, puerta de Europa. Luego a Albania, a Estrasburgo en el centro de la Unión Europea, a Sarajevo, a Polonia, a Suecia. Viene enseguida la apertura al Este con las visitas a Armenia, Georgia y Azerbaijan que refiere a la complicada situación del Cáucaso.

48.   En los viajes lo principal no son los tratados o documentos que se firman, cuanto los encuentros y los abrazos con un método artesanal y eficaz.

49.   Así, en discurso al recibir el premio Carlomagno es una fuerte crítica a…Carlomagno[5][5].

50.   El papa circunnavega Europa y a la manera del médico siente el estado del corazón tocando el pulso en la muñeca y así, tocando la periferia, percibe el corazón de Europa.

51.   Francisco definió su concepto sobre las periferias en un reportaje dado, no a The New York Times o Le Monde, sino a La Cárcova News, la revista de la parroquia de la villa en la que misiona el padre Pepe Di Paola en la periferia de Buenos Aires, Argentina.

52.   Dijo ahí el papa: “Cuando hablo de periferia hablo de límites. Normalmente nosotros nos movemos en espacios que de alguna manera controlamos. Ése es el centro. Pero a medida que vamos saliendo del centro vamos descubriendo más cosas. Y cuando miramos el centro desde esas nuevas cosas que descubrimos, desde nuestros nuevos puestos, desde esa periferia, vemos que la realidad es distinta. Una cosa es ver la realidad desde el centro y otra cosa es verla desde el último lugar adonde vos llegaste. Un ejemplo. Europa, vista desde Madrid en el siglo XVI era una cosa, pero cuando Magallanes llega al fin del continente americano y mira Europa, desde ahí entiende otra cosa. La realidad se ve mejor desde la periferia que desde el centro. También la realidad de una persona, de las periferias existenciales e incluso la realidad del pensamiento. Vos podés tener un pensamiento muy armado, pero cuando te confrontás con alguien que está fuera de ese pensamiento de alguna manera tenés que buscar las razones del tuyo, empezás a discutir, te enriquecés desde la periferia del pensamiento del otro”.

53.   Europa hoy está siendo periférica.

54.   La misericordia como constante en el proceso de reintegración.

55.   Bergoglio no ve a Europa como una cosa a diferencia nuestra que tendemos a concebirla como un espacio geográfico dado, sino como un proceso en marcha dentro de un mundo en movimiento.

56.   Para él Europa no es tanto un espacio, cuanto un tiempo, un proceso. Esto se los digo, pero aún no lo comprendo del todo.

57.   No es del caso ver si la casa rige, sino verificar un proceso en progreso. La pregunta que muchos se hacen es si Europa rige y Francisco no está interesado en saberlo, sino en entender si Europa está en progreso, si ese proceso está activo.

58.   Tiene una aproximación no defensiva a una cosa que puede perderse, sino una aproximación activa y dinámica. Si Europa es vista como un espacio, vivió y vivirá el tiempo del miedo, del terror a que el espacio sea invadido y en ese caso, se defienda.

59.   Si se considera a Europa como un proceso en devenir (in fieri) se entiende ese proceso aceptando y no rechazando los desafíos de la historia.

60.   El papa señala que esa visión positiva ayudó a nuestros pueblos a atreverse en las encrucijadas históricas que iba encontrando.

61.   El papa propone agrandar el alma de Europa a través de la integración.

62.   Aquí hay otro problema. Cuando hablamos de integración europea aludimos a dos fenómenos relacionados. Uno es la adopción de ciertas políticas sobre el mercado, la moneda, el balance de las cuentas y en relación a esas medidas de integración podemos postular una Europa más veloz y otra menos veloz.. Para Francisco integrar es inserir las diferencias de épocas, estilos y naciones en el proceso de construcción.

63.   Así la identidad se alarga. De esto habló en Corea. La identidad no está hecha sólo de actos a preservar. No está hecha sólo de pasado a conservar celosamente. La identidad vive de una dinámica, de un fuego que no está sólo en el pasado, ni nítidamente en el presente, sino en el futuro.

64.   El tiempo verbal de la identidad no es el pasado, con lo que desecha la vanidad de las tentaciones identitarias.

65.   La identidad revela no sólo quienes somos, sino que esperamos ser. Tu identidad, para el papa, no es dada por quien eres tú, sino por lo que tú esperas. Esta es la pregunta que el papa hace a Europa: no quien eres, sino que esperas.






Equipo de Formación Continua
Escuela de Teología y Ministerios
Boston College

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada