miércoles, 23 de noviembre de 2016

El Papa Francisco y la Opción por los Pobres Hoy / Por Ronald Rivera (Para el Boston College)




¿En qué consiste la denuncia de Francisco al sistema global? 
El Papa Francisco realiza su primer viaje a la Isla de Lampedusa, en Italia, donde expresa su línea de acción: ser voz de los pobres, de los marginados. Allí, en Lampedusa, Francisco se levanta en contra del sistema global colapsado por la crisis y que atropella a millones de víctimas inocentes. Es un sistema que desecha a los más pobres, aquellos cuyas condiciones de vida están marcadas por la miseria, por la exclusión, que saben que nunca encontrarán un espacio vital.
Francisco en la Evagelii Gaudium 55 nos dice que el sistema ha convertido al mercado en un fetiche y los sujetos en súbditos y esclavos del consumo. Y es que pobre no es solo el que no tiene, sino el que no tiene cómo tener.  Bien lo define Trigo P. "son positivamente borrados de su mundo de vida".
Su segundo Viaje, fue a otra isla taliana, Cerdeña. Allí dijo sobre el sistema: "no es un problema sólo de Italia o de algunos países de Europa, es la consecuencia de una elección mundial, un sistema económico que tiene como centro un ídolo, que se llama dinero". Palabras fuertes del Papa, en que ya no habla de "excluidos" sino aún más grave de "desechos", "sobrantes".
¿Qué significa asumir la opción por los pobres hoy? 
La opción por los pobres es el punto neurálgico del pensamiento de Francisco. La invitación constante del Papa es convertirnos al pobre, para volver nuestra mirada a su realidad, algo más allá que una simple ayuda social. La opción por los pobres significa enfrentar las estructuras de pecado que excluye aquel que sea pobre por ser pobre y le niega posibilidades de vida digna y sostenida.
Optar por los pobres es replantear el modo ser Iglesia, a uno honesto con los graves efectos de la crisis estructural que vive. Es retomar el camino antropológico dibujado por el Concilio Vaticano II, para el cual el hombre es un ser social por naturaleza (Gaudium et Spes 12). 
Esta visión del Papa nos recuerda las palabras de Lucio Gera, en 1968: "El misterio de Dios consiste en su designio de comunicarse y revelarse al hombre, pero también, de darnos al otro, al hermano". Este nuevo modo universal de ser Iglesia, expresa la conversión al otro en tanto hermano y asume su concreción histórica en la vía por los pobres.
¿Qué implicaciones tiene el pobre en la Iglesia?
En el tiempo actual resuena dentro de la Iglesia el llamado del Papa Juan XXIII a optar por una Iglesia de los pobres, como lo había manifestado en su mensaje radiofónico del 11 de septiembre de 1962. Estamos llamados como Iglesia a "ver las realidades injustas que Dios no quiere", y de las cuales no podemos ser partícipes ni por acción ni por omisión.
La Iglesia actual está llamada a ser realidad el espíritu del Documento de Medellín, cuando dice: "Cristo aparece de un modo especial a través de sus relaciones con los pobres y la pobreza" (Medellín, pobreza de la Iglesia Nº 7). No en vano los pobres fueron los primeros destinatarios de la acción histórica de Jesús y de la revelación liberadora de Dios.
Se trata, pues, de una opción cuyo fundamento no es pastoral, sino teológico y encarnatorio, porque se desprende del llamado a ver "el rostro de Cristo en cada pobre, como su sacramento" (Pablo VI, Bogotá 23 de agosto de 1968).
¿Cuál es la importancia que tienen los movimientos populares para Francisco? 
Algo que ha caracterizado al Papa Francisco es por su preocupación por los encuentros de movimientos populares. Su intención es que la Iglesia vea, asuma y promueva aquellos procesos, incluso de personas y grupos no cristianos, que tengan un fin humanizador en la sociedad, y lideren procesos históricos. Así lo manifestó en el I encuentro mundial de movimientos populares en Roma 28 de octubre de 2014.
En el II encuentro mundial de movimientos populares en Bolivia 9 de julio de 2015 nos recuerda: "Existe un sistema que sigue negándoles a miles de millones de hermanos los más elementales derechos económicos, sociales y culturales. Ese sistema atenta contra el proyecto de Jesús". En este encuentro se enumeró tres tareas: 1. poner la economía al servicio de los pueblos; 2. construir la paz y la justicia; 3. defender la Madre Tierra.
En el último encuentro mundial de movimientos populares en Roma, 5 de noviembre de 2016, reafirma lo analizado en Bolivia, ante la necesidad de un cambio para que la vida sea digna, un cambio de estructuras. Este encuentro se divide,1. El terror y los muros: El dinero como centro es causa del látigo del miedo, de la iniquidad y violencia económica; 2. El amor y los puentes: Enfrentar el pensamiento hipócrita y suficiente con la inteligencia humilde del corazón; 3. La bancarrota y el salvataje: El sufrimiento de tantas familias expulsadas de su tierra por razones económicas o violencias de todo tipo, multitudes desterradas como consecuencias de un sistema socioeconómico injusto y bélico.
Sin duda son propuestas actuales y valientes del Papa Francisco, para romper las cadenas del odio en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada