miércoles, 23 de noviembre de 2016

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo I de Adviento.

Para unas eucaristías más participativas y actuales

Isaías 2, 1-5Al final de los días, estará firme el monte de la casa del Señor en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas.
Romanos 13, 11-14Daos cuenta del momento que vivís; ya es hora de espabilarse, porque ahora vuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer.
Florentino Ulibarri: Así es el adviento que necesitamos.Como el rocío que empapa la tierra de madrugada, como el campo arado para acoger la simiente... Como los resoles de mediodía que mantienen la vida, como el silencio de la naturaleza que duerme y crece.
Vicky Irigaray: Queremos abrirnos a ti. Queremos iniciar este tiempo de Adviento con lucidez, con hondura, tendiendo hacia el Reino, haciendo camino, madurando, acogiendo la salvación que Dios, nuestro Padre, nos trae.
Anáfora: La esperanzaTu maravilloso proyecto de humanidad dista mucho de nuestra cotidiana realidad. Confías todavía en nuestro esfuerzo personal. Es hora de creer también nosotros, en nuestras posibilidades de crecimiento personal, en que podemos superar nuestros egoísmos. Con esta ilusión, elevamos a Ti este canto de alabanza.
Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo I de Adviento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada