jueves, 18 de agosto de 2016

Personajes: Entrevista al Teólogo Rafael Luciani


1.- ¿Quién es Rafael Luciani?

Rafael Luciani es Doctor en Teología por la Pontificia Università Gregoriana de Roma, donde también estudió la Licenciatura en Teología Dogmática. Es Licenciado en Educación, mención Filosofía, por la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas, y tiene estudios en Filosofía por la Università Pontificia Salesiana de Roma. Estuvo, finalmente, varios años en la Julius Maximilians Universität de la ciudad de Würzburg, realizando investigaciones académicas. Ha sido Director de los Estudios de Teología de la UCAB y Coordinador para la Creación del Área de Teología de los Estudios Generales de Postgrados de la UCAB ante el CNU. Ha dedicado años de trabajo a la promoción y apertura de los estudios de Teología para laicos. Es profesor de Cristología Bíblica y Dogmática, con muchas publicaciones, en inglés y español, en el área. También ha enseñado cursos sobre los Orígenes del Cristianismo, Misterio de Dios, Pneumatología y otros relacionados con la fe y la política. Actualmente es profesor Titular por la UCAB, Straordinario por la UPS de acuerdo al sistema URBE (Roma) y Asociado por el Boston College (Boston, USA).



2.- ¿Cómo asume su papel de teólogo y cuantos años lleva dedicado a esa profesión?

La teología es una vocación, un servicio que trasciende a la academia, porque uno reflexiona y conceptualiza desde la experiencia y las relaciones con las personas. Desde ahí voy haciendo teología partiendo de una lectura del Evangelio y siempre preguntándome qué haría Jesús en nuestra época hoy. Hace más de 15 años estoy dedicado de lleno a la enseñanza teológica. Durante los primeros años trabajando en la UCAB, me confiaron presidir la comisión encargada de diseñar y montar las maestrías en teología que hoy en día tenemos. Pero, a la par de eso, abrí un Diploma a nivel de postgrados para que los laicos profesionales pudieran estudiar teología con un buen nivel académico y con una orientación social y pastoral, que permitiera conectar lo que hacían, en sus distintas profesiones, con la reflexión teológica. A partir de ahí gran parte de mi tiempo lo dedico a abrir la teología al laicado. Creo que esto es una deuda de la Iglesia, especialmente donde el ambiente clerical sigue muy vigente.


3.- A su opinión  ¿Cuál es el desempeño que debe tener el teólogo venezolano, en función a la realidad de su país?

El teólogo en cualquier lado debe contribuir a los procesos de humanización que se deban generar en una sociedad. Por ejemplo, apoyar siempre a la democracia y los derechos humanos como bienes alcanzados por la humanidad y que no pueden ser derogados. También optar, tanto con el acompañamiento como con la reflexión, por los más pobres de la sociedad, especialmente las víctimas de la exclusión y todos aquellos que hoy viven sin posibilidad de tener posibilidades. En Venezuela, la reflexión teológica debe necesariamente contribuir a formar esta conciencia por una auténtica democracia y el reconocimiento de los procesos de inclusión sociocultural. Aquí podemos recordar al Papa Francisco cuando dice que si los problemas de los pobres no se resuelven, los problemas de nadie encontrarán solución. Esto es muy válido para Venezuela hoy. Y en esto puede contribuir el teólogo venezolano.


4.- ¿Cómo definiría la teología latinoamericana?

Es una teología de los signos de los tiempos. Es decir, parte del análisis de la época, sus características, sus retos y problemas. Para ello aplica el método del discernimiento de la realidad. Es una teología de la encarnación, porque no podemos hacer teología de escritorio o como ejecutivos de grandes corporaciones que trabajan sólo en espacios cerrados. El estar con las personas, en su realidad, compartiendo su cotidianidad, es fundamental para el teólogo latinoamericano. Y de ahí ir reflexionando, conceptualizando, a la luz de la Escritura y en coherencia con la Tradición y el Magisterio. Pero siempre teniendo como centro a la praxis de Jesús. Por eso la teología latinoamericana es siempre una teología que parte de los Evangelios, porque se nutre del seguimiento de Jesús.


5.- ¿Qué relación tiene la religiosidad popular con la teología?

La religiosidad popular o religión popular es la manera en la que los pueblos expresan su fe, mediante ritos, gestos y oraciones que hablan de lo que viven cada día, de sus problemas, de sus esperanzas, de sus necesidades. No podemos quedarnos en lo externo de ella, como pueden ser las procesiones o los ritos. Tenemos que descubrir lo que realmente mueve a las personas a practicar la religiosidad popular. Lo que el Papa Francisco llama el "alma" o la mística que se encuentra detrás. Al descubrir eso, encontraremos que lo que esta forma de vivir la fe expresa es una profunda conexión entre la fe y la vida cotidiana vivida en conjunto, en relaciones, en comunidad. Esto es algo que nos puede enseñar mucho cuando la tendencia actual, cada vez más dominante en la Iglesia, es la de propiciar una religión privada, la de sólo asistir a la misa los domingos y confesarse individualmente, pero en ningún caso se entiende que la religión significa religación, relación, estar con el otro, vincularme a aquél que no conozco o me cae mal, para construir un camino de fraternidad y llegar, algún día, a llamarlo hermano.


6.- ¿La teología siempre  va asociada a una disciplina?

La teología académica o profesional está dividida en disciplinas, como toda ciencia. Estas pueden ser la dogmática, la espiritualidad, la pastoral, la fundamental, la bíblica y otras más que ayudan a comprender el misterio de la revelación desde perspectivas distintas. Sin embargo, esta división por disciplinas comienza hacia el siglo XI y ha hecho que perdamos esa noción tan importante que es la visión sistemática que debe tener todo teólogo. No podemos pensar por apartados. La realidad se ve siempre en conjunto y se aborda de forma interdisciplinar. Este camino de diálogo con otras ciencias es algo que se está recuperando después del Vaticano II y que tiene que ser profundizado. Especialmente si queremos comprender y responder a los signos de los tiempos actuales.

7.- ¿Qué piensa en relación con la teología desarrollada por los laicos?

Como decía anteriormente es una deuda de la Iglesia en la mayoría de los países. Muchos presbíteros creen que la teología es sólo para los curas y que los laicos debemos tener una formación religiosa pero no una formación teológica seria. Hay realmente pocos laicos teólogos profesionales en América Latina. Para ello, las Universidades deben apostar por abrir los programas de teología a los laicos y la Iglesia debe abrir sus puertas, como lo ha hecho en algunos otros lugares, para que estos laicos teólogos puedan trabajar. Que la teología no sea un accesorio simplemente, sino que se vaya convirtiendo en vocación y servicio cristiano. Esto es tan importante que no es lo mismo la perspectiva teológica de un cura que de un laico, porque no vive los mismos problemas que uno a todo nivel. Además recordemos que la mayoría de los clérigos y religiosos no estudian teología como tal, sino un básico de 3 ó 4 años, más o menos, que es el Bachillerato o Diploma de teología que se les exige para ser ordenados. Pero luego no siguen un estudio académico que les permita dar un aporte teológica en la Iglesia. Esto también es una deuda de la Iglesia en América Latina, el de poder ofrecer una mejor formación al clero, de mayor calidad y con más posibilidades para que podamos contar con homilías bien preparadas, por ejemplo. Cosa que la gente critica mucho porque la mayoría de las homilías que uno escucha son muy vagas e improvisadas, y con poca fundamentación teológica y bíblica. En fin, el laicado puede aquí ejercer una presión importante y colaborar en este sentido al prepararse teológicamente.


8.- Pudiera hablarnos de sus próximos proyectos

Estoy montando en Boston College una proyecto de formación en línea de teología, pastoral y espiritualidad completamente gratuito para toda América Latina. Son programas de formación continua que permitirán acceder a una formación de nivel mediante una plataforma en línea que cualquier persona puede acceder. Culminan en certificados de extensión, lo que permite que cualquier persona puede inscribirse y cursarlo. No necesita tener una carrera universitaria previa. La idea es hacer llegar la reflexión teológica y el impulso que nos trajo el pontificado de Francisco a todos los rincones de América Latina. El proyecto se inauguar en Octubre con el primer curso que daré sobre los "Aspectos teológicos y sociales del pontificado de Francisco". Un tema actual no sólo para comprender a Francisco y las reformas en la Iglesia, sino también para acercarnos a temas de actualidad que afectan nuestra vida cristiana cada día. Para tener más información me pueden contactar (lucianir@bc.edu) o ingresar a la página de la Escuela de Teología del Boston College y buscar el Programa de Formación continua en español.


9.- ¿Qué piensa de Temas Teológicos y Filosóficos http://temasteologicosyfilosoficos.blogspot.com/, como página de difusión de la Teología?

Desde hace algún tiempo la sigo y creo que hay que apoyar todas las iniciativas virtuales que permitan difundir, más allá de los lugares donde vivimos, temas de actualidad pero abordados desde una perspectiva teológica. Es lo que el jesuita Antonio Spadaro llama la Cyberteologia. Creo que este es el valor y el reto de esta web y los proyectos que de ahí de puedan derivar. Hay que pensar cómo orientar estos proyectos hacia la formación para no quedarnos sólo en los artículos de opinión y análisis. Este creo que es un reto pendiente del mundo teológico virtual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada